Hábitos y Conducta

Sólo hay una forma de cambiar radicalmente tu comportamiento: cambiar radicalmente tu entorno.

A la mayoría de nosotros nos gustaría pensar que nuestros hábitos siguen nuestras intenciones.

La verdad es que una de las principales funciones de la mente es detectar y utilizar patrones como atajos, para procesar la multitud de información que observamos cada día.

Pero dependemos más de los desencadenantes ambientales de lo que nos gustaría pensar.

Usar tu entorno para cambiar tu conducta

La disciplina se construye como un músculo (también se puede desgastar). Los cambios ambientales podrían ser útiles para conseguir que hagamos tareas difíciles con regularidad:

Un ejemplo de como asociar un entorno con el sueño solo quitando y poniendo objetos.

  • Asocia tareas con entornos. Empieza a asignar ciertos lugares con actividades muy particulares. Escoger un lugar fuera de la casa es a menudo lo más efectivo. ¿Tienes que escribir? Dirígete a una biblioteca local o a una cafetería y ese lugar se asociará con el "tiempo de escritura".
  • Los hábitos es la manera en como cerebro simplifica la conducta para lograr un resultado determinado. Usar el entorno para aumentar tus probabilidades de hacer una acción, es lo más inteligente (dejar la ropa del gimnasio fuera antes de dormir, o escribir en tu diario que acciones vas a hacer)
  • Crea cadenas de acciones que actúen como disparadores. La tarea X se hace más fácil de realizar regularmente si siempre va precedida o seguida del Evento Y.
  • Minimiza tus decisiones y crea rutinas a través de la retroalimentación. El éxito es más a menudo el resultado de la ejecución consistente de un solo hábito.

Adopta un locus de control interno y Clarifica tus objetivos

En psicología se utiliza el término locus de control para explicar cómo las personas interpretan lo que les ocurre en la vida.

Las personas con locus de control interno interpretan su situación como el resultado de sus propias acciones y decisiones. Valoran el esfuerzo, la habilidad y la responsabilidad personal.

Por supuesto el azar juega un papel relevante en nuestras vidas, pero la mente depende mucho más de la conducta que de la suerte.

Intenta siempre adoptar un locus de control interno. Ignora todo lo que está fuera de tu control pero hazte 100% responsable de aquello que puedes cambiar. Tus decisiones tienen más importancia que tus circunstancias.

Como mencioné en este artículo, el hecho de poner en papel nuestros objetivos los clarifica y los hace más reales, aumentando nuestro compromiso. En este estudio, aquellos que escribían sus objetivos los alcanzaban en mayor medida que quienes simplemente los mantenían en la cabeza.

Errores comunes sobre la motivación

La motivación es a menudo el resultado de la acción, no la causa de ella. Empezar, aunque sea de forma muy pequeña, es una forma de inspiración activa.

A menudo pasamos más tiempo pensando en la acción que actuando porque activa nuestro sistema de recompensa imaginando nuestro «yo futuro».

La motivación es un estado de excitación, un estado en el que te sientes enérgico y realmente quieres hacer algo. Pero esto no significa que realmente lo estés haciendo.

Deja de esperar que la motivación o la inspiración te golpee y establece un horario para tus hábitos. Esta es la diferencia entre profesionales y aficionados. Los profesionales establecen un horario y se apegan a él. Los aficionados esperan hasta que se sienten inspirados o motivados.

Únete a SmartSapiens

Suscríbete a la newsletter y recibirás gratis El Manual SmartSapiens con la información necesaria para empezar a mejorar tu salud y potenciar tu rendimiento diario.

0 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *