Concentración

La inspiración es un mito, y la multitarea también. Aprende a concentrarte mejor y evita el ruido mental.

La atención es clave para el funcionamiento óptimo de las personas, facilitando la discriminación entre los estímulos y eventos relevantes. Una definición un tanto aburrida. Sin embargo, hay una visión importante que se esconde dentro de esa definición.

Estar concentrado es experimentar y mantener la claridad mental y la atención, ambos elementos son necesarios.

Concentrarse en una actividad significa decir que ‘si’ a esa actividad y ‘no’ al restoLa mayoría de la gente no tiene problemas para concentrarse. Tienen problemas para decidir. Para decir que no.

¿Por qué no me concentro?

La mayoría de las personas tienen un cerebro capaz de concentrarse si quitan las distracciones del camino. De hecho, todos hemos tomado la decisión de concentrarnos cuando estábamos sometidos a algún tipo de presión (inversión, fechas, etc)

En lugar de hacer el trabajo de elegir una cosa en la que concentrarse, a menudo nos convencemos de que la multitarea es una mejor opción. Y es ineficaz:

  • La multitarea es un mito: Nuestra mente es incapaz de concentrarse en más de una cosa a la vez, y cuanto más cambiamos, más energía utilizamos (y cuanto más energía utilizamos, menos tenemos que centrarnos en lo que importa).
  • Gestiona tu energía, no tu tiempo: Casi todas las estrategias de productividad se obsesionan con administrar mejor tu tiempo, pero el tiempo es inútil si no tiene la energía necesaria para completar la tarea en la que está trabajando
  • Descansa (de verdad): Alterna períodos de foco máximo con momentos de relajación, en vez de vivir en un estado constante de semi-distracción o un estado semi-productivo, siempre pensativo y nunca realmente desconectado…
  • Olvida la comodidad: La comodidad del mundo moderno, la enorme disponibilidad de información y la hiperconexión social se comen nuestro ancho de banda mental. La comodidad excesiva crea una mente dispersa.

Cómo prestamos atención

Cuanto más atención presta el cerebro a un estímulo dado, más elaboradamente la información será codificada (aprendida y retenido). Una mejor atención siempre equivale a un mejor aprendizaje:

  • Primero, tu red de alerta monitoriza el ambiente sensorial en busca de cualquier actividad inusual. Este es el nivel general de atención que tu cerebro están prestando al mundo, llamada "alerta intrínseca". Si detecta algo, la alerta intrínseca se transforma en atención específica.
  • Después, orientas la atención activando la segunda red: la red de orientación. El propósito es obtener más información sobre el estímulo, permitiendo al cerebro decidir qué hacer.
  • El tercer sistema, la red ejecutiva, controla qué acción tomas: estableciendo prioridades, planificando, controlando los impulsos, sopesando las consecuencias de tus acciones, o cambiando la atención.

Así que tenemos la capacidad de detectar un nuevo estímulo, la habilidad de volverse hacia ella, y la capacidad de decidir qué hacer en base a su la naturaleza.

Activa el estado de "Flow"

El estado de Flujo (o experiencia óptima) es un estado mental caracterizado por un momento de máxima emoción y rendimiento. Cuando experimentas este estado, estás tan concentrado en una sola cosa que todo lo demás está fuera de tu conciencia. 

Este nivel de conciencia implica una disminución de la actividad en el área frontal del cerebro. Y como resultado, las neuronas de los ganglios basales se activan con mayor eficiencia.

La parte analítica del cerebro se pone en espera mientras que las partes sensoriales y motoras creativas toman el centro del escenario. El flujo es el resultado de hacer continuamente las cosas que nos hacen sentir significativos y nos hacen empujar los límites de nuestras habilidades. Vamos a ver los 4 tipos de factores que activan este estado de flujo:

  • Disparadores psicológicos: Concentrarse en una sola tarea sin interrupciones. Tener Una meta u objetivo claros. Crear una retroalimentación inmediata que facilite la gamificación. Tener el estado de activación óptimo entre el reto y tus habilidades.
  • Disparadores ambientales: Un contexto rico en cosas nuevas, sorpresas e incertidumbre.
  • Disparadores sociales: Un estado de concentración compartido en equipo. Objetivos claros compartidos por un grupo. Una comunicación efectiva entre un grupo. Algún factor común compartido, como un idioma. Un riesgo asociado a la tarea. La capacidad de estar presente y escuchar.
  • Disparadores creativos: Identificar patrones repetitivos (como el color, la forma, los datos, el movimiento, el sonido, etc.). Y tener el valor de presentar nuevas ideas.

Únete a SmartSapiens

Suscríbete a la newsletter y recibe El Manual SmartSapiens, con herramientas prácticas para optimizar tus hábitos, gestionar el estrés y mejorar tu aprendizaje y productividad.

0 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *