“Mientras el cerebro sea un misterio, el universo continuará siendo un misterio.”

Santiago Ramón y Cajal

En los últimos miles de años, nuestra especie ha pasado de vivir como cazadores-recolectores que subsistían como podían a ser una especie hiperconectada que ha conquistado el planeta.

En muy poco tiempo hemos conseguido vivir con mayor acceso al conocimiento, conectividad y esperanza de vida que nunca antes. Los avances científicos y tecnológicos nos hecho la vida mucho más fácil.

Pero el precio del desarrollo tecnológico y la modernidad se paga caro cuando nuestros genes están mejor adaptados a la penuria que a la comodidad.

La tecnología tiene muchas cosas buenas que debemos aprovechar, pero nos hemos desconectado de nuestra biología por completo. Y las consecuencias son una serie de problemas antes inexistentes como el insomnio, depresión, diabetes, déficit de atención, alzheimer, estrés crónico…

Nuestra salud mental corre peligro. Vivimos en un mundo cada vez más exigente.

Las causas de estas enfermedades y trastornos radican en un mundo que demanda mayor creatividad, gestión emocional, productividad… Mientras que nos educan como estudiantes intercambiables, con altos niveles de estrés, horarios sociales rígidos y poco creativos.

¿No te has preguntado alguna vez, cuántas personas prefieren consumir reality shows, horas en internet y estar sentados haciendo actividades que rara vez les estimulan?

Paradójicamente, en un mundo tan competitivo las distracciones y las comodidades parecen normales, mientras la capacidad de concentrarnos en una tarea el suficiente tiempo para dar soluciones creativas e inteligentes, se está perdiendo.

Si a esto le añadimos la presión en el trabajo, los problemas familiares o de pareja, la necesidad de dedicar tiempo a los amigos y a las obligaciones sociales, y el cuidado de los hijos, empezamos a cultivar un entorno perfecto para un exceso de estrés que a menudo conduce a la ansiedad e incluso a la depresión.

Hemos evolucionado con un cerebro para un entorno que no existe.

El objetivo de SmartSapiens es claro:

Es necesario «reiniciar» nuestros cerebros para despejar todo el exceso de información y estrés con el que estamos inundados cada día. Y aunque el entorno tecnológico, moderno e industrial en el que nos desenvolvemos como especie sea otro, el cerebro es básicamente el mismo.

¿Cómo sería tener un manual de usuario de nuestro cerebro?

Aunque nos vendan el yoga, las dietas, conferencias motivacionales o vitaminas, aprender a ser productivos, creativos e inteligentes no consiste en hacer unos cuantos crucigramas, comer una docena de arándanos con los cereales en el desayuno o caminar un poco mas.

Debemos aprovechar lo bueno de la tecnología y la modernidad, pero aprende a invertir en nuestras habilidades como ser humano para vivir bien a nivel físico, emocional y cognitivo.

Ir en contra de seis millones de años de evolución no es una buena decisión. Aprovecha la bueno de tu pasado como especie y potencia lo que nos hace inteligentes.

El aprendizaje, las emociones, la creatividad, la productividad, la motivación, el sueño … Todo lo que el ser humano es, radica en el cerebro. El cerebro nuestro bien más preciado y, por tanto, nuestro mayor activo para adaptarnos a este mundo moderno.

Has heredado un instrumento notablemente plástico. Con conocimiento puedes mejorar tu productividad, creatividad e inteligencia.

No subcontrates tu cerebro al servicio de otros, aprovecha su máximo potencial.

Únete a la newsletter

Tu dosis semanal de neurociencia para mejorar tu productividad, creatividad e inteligencia.

  • La newsletter. (un artículo semanal)
  • El ebook gratuito con los principios de tus hábitos para vivir mejor. (15 pág.)
  • El grupo privado en Telegram. (un audio semanal)