La actividad física y la dieta mejoran tus niveles de energía. Aprende como conseguirlo.

Niveles de energía

Aprende a aumentar tu energía gracias a la actividad física y la dieta.

¿Has sentido alguna vez falta de concentración, tomar decisiones de forma más lenta, olvidarte de las cosas, mala concentración, baja energía o lentitud en tu aprendizaje? Estos síntomas son resultado de la inflamación de bajo grado en el cerebro. Además, son síntomas de un lóbulo frontal debilitado.

Cuando mantenemos la inflamación causada por diversos estresores, nuestro cerebro disminuye el flujo sanguíneo y la actividad del lóbulo frontal al sistema límbico, y nos movemos esencialmente por supervivencia.

Más reacción emocional, menos decision y control. 

Nos hemos conectado a los estímulos del mundo moderno pero nos hemos desconectado de nuestra biología. Tus niveles de energía dependen de tu salud.

Primero, cambia lo que comes

Para ello, puedes empezar practicando ayunos para experimentar sus diferentes beneficios a nivel cognitivo, y cambiar los alimentos de tu dieta. En estos artículos y podcast te cuento como.

Además, el principal mecanismo fisiológico que afecta a la claridad mental durante una jornada laboral es la regulación del azúcar en sangre. 

Mantener un nivel estable de azúcar en sangre, absteniéndose de comer en exceso, continuamente y con frecuencia, es la clave para no perder energía y ganar la claridad. En este artículo te lo cuento.

Además de la glucosa, existen otras moléculas esenciales para el cerebro como las grasas, que están presentes en las membranas de las neuronas y en el revestimiento de los axones. Por resumir, tu dieta debería guiarse por una pirámide parecida a esta.

Tien en cuenta que no hay alimentos mágicos. la estrategia más adecuada es seguir un patron de dieta que incluya en su mayoría: frutas, verduras, legumbres, semillas, etc.

Ten en cuenta que no hay alimentos mágicos. la estrategia más adecuada es seguir un patron de dieta que incluya en su mayoría: frutas, verduras, legumbres, semillas, etc.

Una pirámide alimentaria que tenga en cuenta el cerebro prioriza:

  • Alimentos de alto valor nutritivo para mantener un buen funcionamiento hormonal y de neurotransmisores.
  • Grasas esenciales y fibra, moderando el consumo de carbohidratos simples para mantener niveles de energía y concentración estables.
  • Libre de harinas, azúcares y aceites vegetales refinados, para evitar inflamación.

Después, muévete más.

«Si pudiéramos dar a cada individuo la cantidad adecuada de alimento y ejercicio, ni muy poco ni mucho, habríamos encontrado el camino más seguro hacia la salud«. – Hipócrates

Siguiendo los ritmos de la naturaleza, nuestra genética espera que nos levantemos a la salida del sol y andemos unas 3 o 4 horas en búsqueda de alimento. De esta manera liberamos una serie de hormonas que favorecen un entorno metabólico perfecto para nuestra supervivencia.

El movimiento es una potente herramienta para proteger nuestro cerebro y mantenerlo en forma: aumentando el flujo de oxígeno y nutrientes al cerebro, fomentando el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos en el hipocampo y el cerebelo, como también la creación de nuevas neuronas y aumentando el volumen en ciertas regiones del cerebro. En este artículo y podcast te lo cuento.

Si quieres aprender a mejorar tu salud y aumentar tu energía, únete al blog.

Únete a la newsletter

Descarga gratis el Manual SmartSapiens para empezar a dominar tu cerebro

  • Te unirás a la newsletter semanal.
  • Recibirás El Manual con los principios y herramientas para empezar a construir tus hábitos
  • Accederás al grupo privado en Telegram.