Un cerebro de alto rendimiento es un activo muy valioso en el mundo moderno. En esta página aprenderás a optimizar tu rendimiento mental

“La inteligencia y la creatividad de cada persona son tan singulares como su huella dactilar.” – Ken Robinson

Tenemos el mismo número de horas en el día que el resto. Sin embargo, ¿por qué algunas personas consiguen ser altamente productivas? Conseguir estar concentrado significa experimentar y mantener claridad mental y dominar tu atención, ambos elementos son necesarios. En lugar de decirte solo cómo tienes que administrar tu tiempo, en esta página te daré algunas herramientas para sacar el máximo rendimiento de tu mente.

Atención

Empecemos profundizando en cómo dominar la atención.

La mayoría de las personas tienen un cerebro capaz de concentrarse si quitan las distracciones de su camino. De hecho, todos somos capaces de concentrarnos cuando estamos sometidos a algún tipo de presión (inversión, fechas, etc).

Los estudios han demostrado que la fuerza de voluntad y la concentración son recursos finitos, lo que significa que cuanto más te distraigas, más difícil será volver a concentrarte. No puedes controlar en muchas ocasiones si tu atención es voluntaria o selectiva. Pero siempre formas de recuperar la concentración de forma rápida.

La siguiente forma de dominar la atención es tener un forma de registrar todas estas tareas en un flujo de trabajo. Puedes utilizar tu diario, notas en el móvil o listas en alguna app para añadir las tareas. Gracias a esto conseguirás: reducir la carga cognitiva que supone mantener todo en tu memoria, conseguir una visión global de tu productividad

Eliminar la multitarea

Concentrarse en una actividad significa decir que ‘si’ a esa actividad y ‘no’ al resto. La mayoría de la gente no tiene problemas para concentrarse. Tienen problemas para decidir. Para decir que no.

El problema de la multitarea es la emoción que genera al crear la ilusión de cumplir varias tareas al mismo tiempo, porque concentrarse es un trabajo duro y, francamente, porque somos adictos a la distracción.

Cuando intentas gestionar tus proyectos personales, el trabajo y relaciones sociales, la productividad parece misión imposible. Es difícil encontrar el equilibrio entre estar enfocado en tus tareas y estar disponible para los demás. Lo importante no es priorizar lo que está en tu agenda o lista de tareas, sino programar tus prioridades.

Aprovechar la distracción y el descanso

Cuanto más atención presta el cerebro a un estímulo dado, más elaboradamente la información será codificada (aprendida y retenida). Una mejor atención siempre equivale a un mejor aprendizaje. Así que tenemos la capacidad de detectar un nuevo estímulo, la habilidad de volverse hacia ella, y la capacidad de decidir qué hacer en base a su la naturaleza. Sin embargo, hay que saber dosificar la atención. Y para ello, es importante saber programar descansos productivos y dar espacio a la divagación.

Entrar en estado de «flow»

Una vez entendemos como dominar la atención, ya podemos sacar el máximo rendimiento de nuestra mente.

El estado de Flujo (o experiencia óptima) es un estado mental caracterizado por un momento de máxima emoción y rendimiento. Cuando experimentas este estado, estás tan concentrado en una sola cosa que todo lo demás está fuera de tu conciencia. 

Una forma sencilla y universal de entrar en estado de flow es aprovechar el poder que tiene la música sobre nuestros cerebros.

Ser más creativo

¿De dónde viene la creatividad? ¿Cuál es la ciencia detrás de esto? ¿Puedes aprender a ser más creativo? Y si naces con ella, ¿pierdes la creatividad en algún momento desde niño hasta que eres adulto?

Suplementos

Únete a +1500 mentes curiosas

Suscríbete y recibe gratis tu dosis de neurociencia para ser un poco más inteligente cada semana.
  • La newsletter. (artículos, estudios e ideas)
  • El ebook gratuito. (principios para mejorar tus hábitos según tu cerebro, en 15 pág.)
  • El grupo privado. (consejos y novedades de SmartSapiens)
No recibirás spam. Puedes darte de baja cuando quieras.