El Secreto para Ser Productivo

Buscamos ser productivos porque de alguna forma da mayor significado a nuestro trabajo. Empezamos con el objetivo de hacer multitud tareas para alcanzar varios objetivos. Y a medida que pasa el tiempo, nuestra productividad esta mas definida por la eficiencia.

El mundo moderno no ha entendido que la motivación y la determinación que dirigen la productividad, no responden a una lista de TO-DOs. La mayoría de la gente quiere ser productiva a diario, pero existe mucha información incompleta y estrategias inútiles. Necesitamos una visión global de cómo funciona nuestro cerebro para dirigir la productividad en un sentido positivo.

En este artículo aprenderás, desde el punto de vista neurobiológico y neuropsicológico, como ser productivo aprovechando la inercia a nivel fisiológico o dicho de otra forma, como aprovechar el «Momentum».



Debes escribir o verbalizar tu por qué

Ver la productividad como una forma de eliminar tareas de una TO-DO list es muy poco motivador. Necesitas tener un objetivo claro, un propósito.

Pregúntate cual es ese por qué, y escríbelo. Las personas que escriben sus metas son entre 1.2 y 1.4 veces más propensas a lograrlas con éxito. (estudio, estudio)

Escucha tu cuerpo para saber en qué momento del día te sientes con mayor energía a nivel cognitivo. El cuerpo humano funciona según unos ciclos llamados «ritmos circadianos». De acuerdo con la cronobiología, existen 3 cronotipos distintos que modulan tus niveles de sueño/vigilia. Te recomiendo leer este artículo para entender a qué hora del día debes hacer las tareas que requieren mayor esfuerzo mental.

Cuando reconozcas ese momento, reserva ese espacio de tiempo sin distracciones para trabajar en lo que más te vaya a aportar. Utiliza la ley de Pareto. En ese espacio de tiempo haz el 20% de las cosas que te otorgan el 80% de los resultados que quieres o necesitas.

Objetivo: Conseguir hacer ese 20% de tareas creará un efecto mariposa en cómo gestionas tu productividad. Y para conseguir aplicar este principio debes convertir tu productividad en un efecto cascada.



Crea tu Efecto Cascada

Imagínate cómo se acumula la nieve en una montaña. Esta empieza a guardar energía potencial, capaz de convertirse en una de las mayores fuerzas de la naturaleza, una avalancha.

En un momento dado, una pequeña partícula de nieve hace que otras pequeñas partículas de nieve se muevan, lo que hace que otras más también se muevan. Creando este efecto de cascada, y así esta fuerza que puede destruir cualquier cosa que se encuentre a lo largo de la ladera de una montaña.

Para entender cómo podemos aplicar esto a nosotros mismos, necesitamos entender que el cuerpo humano tiene muchos ciclos diferentes que están interactuando entre sí en diferentes escalas de tiempo.

Hay ciclos que ocurren en el orden de milisegundos, como las de las ondas gamma dentro de nuestro cerebro.

Resultado de imagen de human brain waves

Hay ciclos que suceden dentro del orden de minutos u horas, cómo los niveles de melatonina a lo largo del día

Y hay ciclos que suceden en el transcurso de los años, como la pubertad.

Cada uno de estos ciclos está interactuando entre sí en diferentes escalas de tiempo.



Toma las decisiones correctas

Debido al carácter dinámico de estos procesos, una pequeña perturbación en uno de ellos puede afectar al resto.

Por ello, deberíamos tener siempre en mente la siguiente idea: tratar siempre de tomar las decisiones correctas. ¿Por qué?

Las consecuencias de las decisiones que tomemos pueden provocar el efecto en cascada que estamos buscando para lograr nuestro objetivo: la productividad.

No va a ser un artículo demasiado técnico, pero quiero poner un ejemplo: Imagina que tu alarma suena por la mañana. Tienes dos opciones: puedes levantarte, ducharte e ir a trabajar por ejemplo. O puedes apretar ese botón de «Snoze» para dormir unos cinco minutos más y ver qué pasa.

En el primer caso, si te levantas y te duchas, ya empiezas esa cascada positiva de emociones. Eres consciente de que has vencido la pereza y que vas a tener tiempo para, por ejemplo, desayunar, tomar el sol y meditar antes de hacer tus actividades diarias.

Tras tomar esta decisión, tu cerebro comienza a liberar dopamina a través del núcleo accumbens. Sabemos que la psicología de las emociones positivas libera dopamina. (estudio)

En 2 minutos, como se riega tu cerebro de dopamina antes pequeñas decisiones.

Reclutando Patrones Positivos

Ahora empiezas a activar ciertos patrones dentro de tu cerebro. Patrones como las ondas gamma, reclutan diferentes áreas de tu cerebro.

Comienzas a sentirte más despierto simplemente porque más áreas de tu cerebro se están activando. Niveles elevados de dopamina reclutan circuitos que optimizan otros neurotransmisores. (estudio)

Al hacerlo, los niveles de serotonina, norepinefrina y otras sustancias químicas comienzan a inundar tu cerebro y tu estado de ánimo mejora. Un alto estado de ánimo cambia la fisiología de tu cuerpo. [7]

Al mismo tiempo, ya no necesitas otros estresores. Así que su cerebro básicamente le dice a las glándulas suprarrenales, en la parte superior de sus riñones, que hoy no necesitas cortisol, al menos no tanto como si estuviera estresado.


Niveles de Cortisol

Niveles más bajos de cortisol en sangre tienen un gran impacto en las propiedades cromosómicas, concretamente en la longitud de los telómeros (el extremo de los cromosomas).

Esos niveles bajos de cortisol también mejoran literalmente el ciclo de vida de esos cromosomas en cada una de sus células, aumentando la longevidad. (estudio)


BDNF

En el cerebro, niveles bajos de cortisol también tienen su impacto. Permite que se exprese en mayor cantidad una proteína llamada BDNF (factor neurotrófico derivado del cerebro). Involucrada también en el movimiento.

Mayores niveles de BDNF mejora las conexiones sinápticas dentro de tu hipocampo y en otras áreas del cerebro. Permitiendo que éstas se desarrollen y funcionen adecuadamente.

El BDNF es una proteína que induce la neurogénesis (generación de nuevas neuronas). Es esencial para la memoria y el aprendizaje a largo plazo. Fundamental para la supervivencia de neuronas ya existentes. [estudio] [estudio] [estudio]

Si decidiste no apretar el botón de «Snoze», las cantidades de BDNF aumentaran la actividad de tu hipocampo. Y tal vez sientas que recuerdas mejor las cosas, tienes mejores ideas, etc. Tu cerebro estará sincronizado.

Queremos tomar las decisiones correctas para maximizar la probabilidad de que suceda algo así.

Por el contrario, si presionas ese botón de «Snoze», entrarás en ciertos niveles de sueño que te hagan sentir sentir aturdido varios minutos después. Elevando los niveles de cortisol e interrumpiendo los niveles naturales de neurotransmisores que, en ultima instancia, crean un entorno metabólico perfecto para ser productivo.

Conclusiones

  • Toma las decisiones correctas y obtendrás tu propio efecto mariposa a lo largo del día, construyendo una fuerza parecida a cómo se produce una avalancha en la naturaleza.

Yo personalmente empiezo cada día con una ducha fría, un rato de exposición a la luz solar y algo de meditación.

Y si te cuesta concentrarte, te recomiendo este artículo para aprender técnicas efectivas y cómo funciona la concentración.

Ponme un comentario y completamos el post para ayudar a más personas. Siempre contesto 😉

Y ahora quieres echarme una mano, compártelo en las redes sociales¡Gracias!

Únete a SmartSapiens

Suscríbete a la newsletter y recibe El Manual SmartSapiens, con herramientas prácticas para optimizar tus hábitos, gestionar el estrés y mejorar tu aprendizaje y productividad.

0 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *